Archivados bajo la etiqueta: Bankroll

Qué hacer en caso de bancarrota

Como ya sabes, en las apuestas deportivas puedes ganar mucho dinero, pero también perder mucho dinero. Siempre te recomendamos que sea cual sea tu situación, nunca tengas un bankroll demasiado elevado como para meterte en problemas en caso de perderlo todo. Porque aunque no lo creas, puedes perder todo tu bankroll a base de una mala gestión o incluso a base de una mala racha increíble (es más frecuente el primer error).

Bancarrota

Si caes en bancarrota, lo mejor que puedes hacer es tomarte unos días de descanso sin apostar y reflexionar. Deja de pensar en analizar partidos y concéntrate en qué has hecho mal para perder todo lo que habías asignado al juego. ¿Demasiado impulsivo? ¿Mala gestión del bankroll? ¿Apostar a deportes que no conoces?

Identifica la causa y busca una solución a ella. Si por ejemplo has perdido porque apuestas stakes demasiados altos sin pensar, márcate un máximo a jugar en cada apuesta y cúmplelo sí o sí. Motívate para ello: escríbelo bien grande en un sitio visible si hace falta.

Una vez ya sepas qué es exactamente lo que te ha llevado a la bancarrota y cómo evitarlo en el futuro, es hora de volver a empezar. No te tomes tus pérdidas como un fracaso, sino como una formación que muchos también hemos recibido. Calcula qué bankroll es el mejor para volver a empezar, siempre sin que suponga una cantidad que puedas necesitar en tu vida personal, e inicia otra vez tus andaduras desde cero.

Caer en la bancarrota es frecuente, especialmente en los inicios, y, siempre y cuando no te condicione en ningún aspecto, debes tomártelo como que has ganado en experiencia, en lugar de que has perdido solo dinero.

Gestión de bankroll con el sistema de Fibonacci

Fibonacci fue un matemático del siglo XIII del que deriva su conocida secuencia de Fibonacci, aplicable en forma de sistema de gestión del bankroll para las apuestas deportivas. La serie de Fibonacci es 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21, 34, 55, etc., o lo que es lo mismo, se van sumando siempre los últimos dos números para obtener el siguiente, así hasta el infinito.

Como vemos, es un sistema bastante arriesgado y que en principio es aplicable para apostar a favorito (cuotas de no más de de 1.35 por euro apostado), de lo contrario es muy fácil fallar siete u ocho apuestas seguidas a no favorito.

Secuencia de Fibonacci

Secuencia de Fibonacci

El sistema de gestión del bankroll seguiría las siguientes pautas:

  • Se empieza con una unidad en el primer paso (la unidad puede ser del valor que quieras, por supuesto, aunque no recomendamos que sea de más de un 1 o 2 por ciento del bankroll total).
  • Si se gana la 1ª apuesta (con la primera unidad), se sigue apostando la misma cantidad (una unidad).
  • Si se pierde la 1ª apuesta (con la primera unidad), se apuesta el próximo número de la progresión. Si se sigue fallando simplemente se va aumentando (tres unidades, cinco unidades, ocho unidades, etc.) siguiendo la progresión.
  • Cuando se gana una apuesta inmediatamente después de perder la anterior, para la próxima apuesta se retroceden dos pasos en la progresión.

Ejemplo:

1ª apuesta: se apuesta 1 unidad. Se gana. (No se retrocede ya que es la cantidad mínima)

2ª apuesta: se apuesta 1 unidad. Se gana.

3ª apuesta: se apuesta 1 unidad. Se pierde.

4ª apuesta: se apuestan 2 unidades. Se pierde.

5ª apuesta: se apuestan 3 unidades. Se pierde.

6ª apuesta: se apuestan 5 unidades. Se gana. (Se retroceden dos puestos de la progresión).

7ª apuesta: se apuestan 2 unidades. Se pierde.

8ª apuesta: se apuestan 3 unidades. (…)

¿Se debe empezar con un bankroll bajo para apostar?

Empezar con un bankroll muy bajo no siempre es positivo, veamos algunas de sus desventajas:

  • Se va reemplazando el dinero siempre con la misma cantidad y no gestionan muy bien las pérdidas. Imagina que cada semana ingresas esos 30 euros, los pierdes, y los ingresas de nuevo. Semana tras semana. ¿Cómo llevar un correcto control de las pérdidas?
  • Se ven limitadas muchas estrategias de apuestas que exigen apostar con determinados niveles. Incluso algunas casas exigen mínimos para apostar (2 euros en Betfair) que ya suponen un porcentaje importante de un bankroll pequeño.
  • Es muy difícil gestionar el bankroll correctamente. Con 30 euros en la casa, tienes pocas oportunidades
Con un bankroll más elevado tendremos mayores posibilidades de éxito

Con un bankroll más elevado tendremos mayores posibilidades de éxito

  • Pierdes más tiempo cada vez que ingresas el dinero.
  • Se cae en la tentación de apostar a cuotas superiores o de jugarse todo el bank de golpe, para aumentar rápidamente las ganancias.
  • Se suele caer más rápidamente en bancarrota.
  • Sin ver la evolución del bankroll al largo de las semanas, es más difícil ver qué errores hemos cometido a la hora de determinar las cantidades justas a apostar.

Vale, si es la primerísima vez, puedes probar con eso de “bueno, echo 20 euros y a ver qué tal”. Pero si quieres algo más, si ya sabes lo que es perder y lo que es ganar, si realmente quieres desarrollar un sistema e ir probando qué es lo que funciona y qué no, necesitas bastante más de 20 euros para moverte en este mundo. Independientemente de las posibilidades de cada uno, manejando bankrolls de menos de 150 o 200 euros te será muy difícil progresar correctamente.

Apostar siempre al deporte que conoces es de lo más importante en las apuestas deportivas

Un error muy común de principiantes y no tan principiantes es el de apostar a deportes que no conocen o con los que no tienen experiencia alguna. Imagina que no te sabes ni las reglas del criquet, entonces ¿apostarías a un partido? En ese ejemplo en concreto, un partido de criquet puede alargarse durante varios días, por lo que tendrías parte de tu dinero retenido temporalmente y a lo mejor no contabas con ello inicialmente.

Apostar a deportes que no conoces puede ser como jugar a la ruleta en un casino

Apostar a deportes que no conoces puede ser como jugar a la ruleta en un casino

Para apostar con seguridad, siempre debes saber como mínimo las reglas del citado deporte, y también es muy recomendable haber estudiado mínimamente los equipos o ligas en las que se va a apostar. En definitiva, conviene tener un cierto conocimiento sobre cada deporte al que se apuesta, para no dejarse llevar únicamente por las cuotas.

Jugarte dinero al deporte que conoces no significa que tenga que ser tu deporte favorito. Te puede gustar mucho el fútbol, pero a lo mejor tienes más capacidad de análisis y más acierto en el tenis, así que esto es otro factor que debes tener en cuenta. De lo contrario, con apuestas a deportes desconocidos para ti, estás apostando prácticamente a un juego de casino, en el que solo influye el azar, y en el que a la larga vas a perder puesto que no serás capaz de ver ningún value.

¿Quiere esto decir que no puedo empezar apostando a deportes que no conozco? No, por supuesto que no. Pero si tienes en mira un deporte que no te es familiar, asegúrate de estudiar las reglas del mismo, leer algunas noticias relacionadas, así como estadísticas de los equipos en los que vas a invertir tu dinero.

Y sobre todo, empieza con cantidades pequeñas. Apostar un 10 por ciento de tu bankroll a una partida de ajedrez cuando no sabes ni qué piezas abren el juego, es sencillamente un suicidio.

¿Existen los apostadores profesionales?

Una de las preguntas que más nos hacen es qué a ver si de verdad hay gente que vive de las apuestas deportivas, y en caso de haberla, donde se esconde. Por supuesto que se puede vivir de las apuestas deportivas, y en realidad hay bastante gente que lo hace.

¿Se puede vivir de las apuestas deportivas?

¿Se puede vivir de las apuestas deportivas?

Lo que pasa es que esos apostadores profesionales suelen establecerse en paraísos fiscales o en países donde las apuestas no están sometidas a fuertes impuestos, tales como algunos países anglosajones. Además, mientras que en otras profesiones es muy común leer comentarios de usuarios en foros acerca de su modo de trabajar, en esto de las apuestas, no. Es muy difícil dar con alguien que reconozca, aunque sea bajo la anonimidad de Internet, que vive de las apuestas.

Por otra parte, aunque un apostador profesional puede ganar muchísimo dinero (si hay casas que limitan las ganancias a 5.000 o 10.000 euros semanales es porque existe gente que gana esas cantidades), no se puede decir que sea una actividad cien por cien segura.

Vale, hoy en día y con la crisis un trabajo fijo tampoco lo es, pero no es lo mismo depender de tú mismo o de una empresa que de hacerlo de los resultados de un equipo, de la gestión correcta del bank, y sobre todo, de no dejarse llevar por la ilusión al ganar.

Pero sí, podemos dar fe de que hay profesionales que viven de las apuestas deportivas por Internet, y como muestra de ello, os dejamos con un par de entrevistas realizadas a algunos de ellos:

http://superbetting.blogspot.com/2006/12/entrevista-the-librarian-apostador.html

http://lauraguillot.blogspot.com/2008/12/nacho-cardenal-el-apostador-profesional.html

La única forma para ganar a largo plazo es el value

Muchos nos preguntan ¿cómo ganan dinero los que viven de las apuestas deportivas? Con el value. Sí, hay otras formas para ganar: limpiando bonos, realizando surebets, ganando de forma esporádica una apuesta, etc. pero a la larga, que es lo que interesa, solo se puede ganar apostando a resultados con value.

El secreto para ganar a largo plazo es el value

El secreto para ganar a largo plazo es el value

Value, como ya sabemos, significa que una cuota está infravalorada por la casa, es decir, que ofrece más de lo que en realidad debería dar. Y esto, por supuesto, es lo más complicado de las apuestas deportivas, estimar qué cuota corresponde a determinado partido y ver si la casa la ha calibrado bien o no.

Los profesionales que viven de las apuestas, esos que a final de año cierran balance con ganancias de hasta cinco o seis cifras, lo hacen apostando sistemáticamente a partidos con resultados con value. Porque si en un partido estimamos que la posibilidad de victoria es de un 50 por ciento, y la casa cree que solo se daría ese resultado en un 35 por ciento de los casos, a la larga tenemos las de ganar.

Por supuesto, encontrar el value de forma continua exige horas diarias de dedicación y estudio, una inversión económica, años de experiencia y por supuesto, una correcta gestión del bankroll. No todo el mundo se puede permitir entrar en tan arriesgada apuesta, pero los que sí lo han hecho y les ha ido bien, hoy pueden decir que ganan dinero a largo plazo apostando a cuotas con value.

El peligro de apostar a cuotas ‘seguras’

En las apuestas deportivas, y salvo en contadas excepciones, nunca hay nada seguro. Una de la estrategias más típicas entre los que empiezan en las apuestas deportivas es la de apostar altas cantidades de dinero a cuotas en principio muy probables; estamos hablando de cuotas por debajo de 1.10, que aunque no lo parezca, suelen ser peligrosas.

Es cierto que cuando una cuota es muy baja, es muy probable acertarla, pero por otro lado tenemos que tener en cuenta el retorno de la inversión y el peligro que supone apostar una alta suma de dinero.

Apostar a cuotas que parecen 'seguras' es muy peligroso

Apostar a cuotas que parecen 'seguras' es muy peligroso

Una cuota por ejemplo de 1.05 nos da solo un 5% de beneficio, por lo que apostando una cantidad relativamente alta de por ejemplo 300 euros, tendríamos un beneficio neto de apenas 15 euros. Beneficio bastante probable, por otro lado. Pero nunca seguro.

Encontrar el value en cuotas “seguras” es muy complicado, y es que, ¿cómo podemos determinar que una cuota de 1.04 o 1.06 está infravalorada por el mercado y por ende conviene apostar a ella?

Pero hay otro problema peor, y es que apostar a cuotas en principio seguras puede crear adicción, porque lo normal es ir acertando las primeras apuestas (simplemente por mera estadística), pero siempre llegará un momento en que fallemos, y con ello, perdamos un porcentaje de nuestro bank considerable.

En caso de querer apostar a cuotas bajas sin peligro, recomendamos una correcta gestión del Bankroll, un estudio previo del partido, y no dejarse llevar por las emociones al creer que puede haber algún resultado completamente seguro.

En las apuestas deportivas, no existe ningún pronóstico seguro.

Bwin, la mejor casa de apuestas para principantes

¿Qué podemos decir de la casa Bwin?

Una de las casas de apuestas más populares, patrocinador actual del Real Madrid, con un aceptable bono de bienvenida, buenas promociones de ingreso, mucha variedad de deportes, fiabilidad en los pagos, etc.

Pero a priori tiene una desventaja bastante grande: sus cuotas.

No es que tenga cuotas pésimas, pero para estar al nivel que está (Bwin es una de las casas que factura más en todo el mundo), sus cuotas dejan mucho que desear, por lo general. Si te decides por Bwin, no esperes nunca grandes cuotas, siendo muy normale encontrarse en encuentros parejos con cuotas de 1’85 – 1’85, aunque en ocasiones (como en partidos de baloncesto), pueden llegar a equipararse en 1’90.

De cualquier forma, Bwin es una casa obligada para principiantes, debido a su facilidad de uso y a una interfaz con la que es muy fácil navegar.

Bwin, casa de apuestas recomendada para principiantes

Bwin, casa de apuestas recomendada para principiantes

Y aunque sus cuotas no sean las mejores, disponen de bonos de bienvenida (actualmente uno de 50€ ingresando la misma cantidad) que te pueden dejar un beneficio inicial interesante, para así ir construyendo tu Bankroll poco a poco.

Bwin es también una casa muy fiable en cuanto a pagos y resolución de problemas, disponiendo no sólo de email para consultar dudas, sino también de un número de teléfono en el que te atienden sin ningún problema si tienes cualquier incidencia.

Se echan en falta algunas promociones para antiguos clientes, ya que por lo general, y de forma ocasional, únicamente te enviarán alguna promoción para entrar en sorteos o bien apuestas gratuitas de muy bajo valor. Suelen tener detalles en tu fecha de cumpleaños, eso sí.

Por otra parte, no es una casa que limite pronto a usuarios con muchas ganancias, de hecho, permiten que ganes hasta 100.000 euros por semana sin que te limiten, al menos en la teoría. Si ganas esas cantidades, cuéntanos tu experiencia…

Cómo aumentar el bankroll con el criterio de Kelly

En 1956, el científico norteamericano John L. Kelly estudió y diseño un sistema óptimo para gestionar una cartera monetaria. El llamado Criterio de Kelly, una técnica que hoy día ayuda al apostante a maximizar el crecimiento de su Bankroll, basándose en determinar el stake de cada apuesta mediante porcentajes. Para utilizar bien este método, debemos ser capaces de estimar probabilidades mejor que las propias casas de apuestas.

Criterio de Kelly

La fórmula que utiliza el Criterio de Kelly es la siguiente:

Porcentaje de Bankroll = (Cuota x Probabilidad) – 1 / (Cuota – 1) x 100

Ejemplo: Partido entre el Barcelona y el Real Madrid, con una cuota de 3.75 para la victoria del Real Madrid. Pero pensamos que el Real Madrid tiene el 40% de posibilidades de ganar el partido. Si aplicamos la fórmula, tenemos que: (3.75 x 0.40 ) – 1 / (3.75 – 1)  x 100 = 18.18%

Es decir, deberíamos destinar a esta apuesta el 18.18% del Bankroll.

Muchos apostantes utilizan la fórmula del Criterio de Kelly para administrar su banca, otros la consideran demasiado arriesgada, y es que la realidad su efectividad depende exclusivamente de que nuestras predicciones sean mejores que las de las casas de apuestas, y eso es muy complicado. Por eso se suele utilizar una variante de este criterio y no es más que dividir el resultado entre 2, para así tener un poquito más de precaución y minimizar un poco el riesgo. En el ejemplo anterior tendríamos en este caso que lo que deberíamos destinar a la apuesta sería el 9.9%.

Se pueden sacar dos conclusiones importantes de la utilización de este Criterio de Kelly:

  • Si logramos encontrar Apuestas Value de forma regular, seremos capaces de maximizar nuestros beneficios a medio/largo plazo.
  • Utilizando esta estrategia, nunca llegaremos a la bancarrota, ya que la cantidad a apostar se determina mediante un porcentaje del Bankroll.

Existen otros sistemas de gestión de banca, pero ninguno revolucionó tanto el mundo de las apuestas como el Criterio de Kelly.

Bankroll. Formas de gestión

Cuando hablamos de gestión de Bankroll en las apuestas deportivas, tenemos a nuestro alcance varias formas de manejarlo y gestionarlo para que nuestro rendimiento a largo plazo sea exitoso. Existen muchas técnicas para ello y cada una con sus ventajas e inconvenientes, pero podemos resumir la gestión del Bankroll en 2 formas bien diferenciadas: determinando un saldo inicial y fijarlo para siempre o haciéndolo variable en cada momento. Veamos en qué consiste.

Bankroll. Formas de gestion

Gestión fija de Bankroll: Esta es una técnica conservadora si las cosas marchan bien, pero una técnica peligrosa si las cosas marchan mal, veamos por qué. Si determinamos que nuestra unidad de stake es del 1%, y lo fijamos siempre en torno Bankroll inicial (imaginemos un saldo inicial de 1.000 euros), tenemos que nuestra unidad de stake es de 10 euros sea cual sea nuestro Bankroll actual. Si todo va bien y logramos aumentar nuestra banca, estaremos siendo conservadores, pues nuestro riesgo en cada apuesta será siempre el mismo (el que habíamos determinado inicialmente), y nuestras ganancias crecerán de forma lineal. Pero si las cosas no van tan bien y nuestro saldo decrece, tendremos que el riesgo que estamos asumiendo es mayor al que habíamos asumido en un principio. Si no modificamos esta gestión y la llevamos hasta el final con todas las consecuencias, estaremos destinados a la bancarrota.

Gestión variable de Bankroll: Esta es una técnica ganadora, ya que en caso de que las cosas marchen bien estaremos aumentando nuestro saldo de manera exponencial, y en el caso de que las cosas vayan mal, iremos disminuyendo el riesgo de forma  gradual, veámoslo. Si tenemos un saldo inicial de 1.000 euros, fijamos la unidad de stake del 1% (y serían 10 euros). Si vamos aumentando el saldo, modificaremos la unidad de stake en base al saldo actual en cada momento, de manera que ese 1% será cada vez mayor y las ganancias serán cada vez mayores. En caso de que las cosas vayan mal, actualizaremos ese 1% de igual modo sobre nuestro saldo actual. De tal manera que si el saldo baja, la unidad de stake también (disminuimos el riesgo) y si el saldo aumenta, la unidad de stake aumenta al mismo tiempo (aumentamos las ganancias). De este modo nunca iremos a la bancarrota, pues aunque nuestro saldo baje y baje, siempre apostaremos un porcentaje de nuestra banca actual, y nunca llegaremos a 0.

Existe una variante que consiste en fusionar estos dos métodos de la siguiente manera: si las cosas marchan bien y logramos aumentar el saldo, no tocamos nada y mantenemos las unidades de stake en torno al saldo inicial, de forma que nuestro saldo crece de forma lineal, pero si las cosas no van bien, modificamos la unidad de stake en base al saldo actual (reducimos el riesgo) para evitar la bancarrota.

Haciendo un símil con la Bolsa de Valores, es como si decidimos gastar los beneficios que provienen de los dividendos de nuestras acciones y mantenemos siempre las acciones iniciales en nuestra cartera (gestión fija) o bien decidimos reinvertir los dividendos para comprar cada vez más acciones (gestión variable) y hacer crecer nuestros beneficios de manera exponencial.

 

Cuando hablamos de gestión Bankroll en las apuestas deportivas, tenemos a nuestro alcance varias formas de manejarlo y gestionarlo para que nuestro rendimiento a largo plazo sea exitoso. Existen muchas técnicas para ello y cada una con sus ventajas e inconvenientes, pero podemos resumir la gestión del Bankroll en 2 formas bien diferenciadas: determinando un saldo inicial y fijarlo para siempre o haciéndolo variable en cada momento. Veamos en qué consiste.

Gestión fija de Bankroll: Esta es una técnica conservadora si las cosas marchan bien, pero una técnica peligrosa si las cosas marchan mal, veamos por qué. Si determinamos que nuestra unidad de stake es del 1%, y lo fijamos siempre en torno Bankroll inicial (imaginemos un saldo inicial de 1.000 euros), tenemos que nuestra unidad de stake es de 10 euros sea cual sea nuestro Bankroll actual. Si todo va bien y logramos aumentar nuestra banca, estaremos siendo conservadores, pues nuestro riesgo en cada apuesta será siempre el mismo (el que habíamos determinado inicialmente), y nuestras ganancias crecerán de forma lineal. Pero si las cosas no van tan bien y nuestro saldo decrece, tendremos que el riesgo que estamos asumiendo es mayor al que habíamos asumido en un principio. Si no modificamos esta gestión y la llevamos hasta el final con todas las consecuencias, estaremos destinados a la bancarrota.

Gestión variable de Bankroll: Esta es una técnica ganadora, ya que en caso de que las cosas marchen bien estaremos aumentando nuestro saldo de manera exponencial, y en el caso de que las cosas vayan mal, iremos disminuyendo el riesgo de forma gradual, veámoslo. Si tenemos un saldo inicial de 1.000 euros, fijamos la unidad de stake del 1% (y serían 10 euros). Si vamos aumentando el saldo, modificaremos la unidad de stake en base al saldo actual en cada momento, de manera que ese 1% será cada vez mayor y las ganancias serán cada vez mayores. En caso de que las cosas vayan mal, actualizaremos ese 1% de igual modo sobre nuestro saldo actual. De tal manera que si el saldo baja, la unidad de stake también (disminuimos el riesgo) y si el saldo aumenta, la unidad de stake aumenta al mismo tiempo (aumentamos las ganancias). De este modo nunca iremos a la bancarrota, pues aunque nuestro saldo baje y baje, siempre apostaremos un porcentaje de nuestra banca actual, y nunca llegaremos a 0.

Existe una variante que consiste en fusionar estos dos métodos de la siguiente manera: si las cosas marchan bien y logramos aumentar el saldo, no tocamos nada y mantenemos las unidades de stake en torno al saldo inicial, de forma que nuestro saldo crece de forma lineal, pero si las cosas no van bien, modificamos la unidad de stake en base al saldo actual (reducimos el riesgo) para evitar la bancarrota.

Haciendo un símil con la Bolsa de Valores, es como si decidimos gastar los beneficios que provienen de los dividendos de nuestras acciones y mantenemos siempre las acciones iniciales en nuestra cartera (gestión fija) o bien decidimos reinvertir los dividendos para comprar cada vez más acciones (gestión variable) y hacer crecer nuestros beneficios de manera exponencial.