Archivados bajo la etiqueta: Estrategia

Consejos para afrontar una mala racha sin perder los nervios

En las apuestas deportivas, las buenas rachas y las malas rachas van y vienen, por simple cuestión de estadística y es que, jugando a largo plazo, es muy probable que pasemos por malos momentos de forma repetida. Las malas rachas suelen servir para distinguir a un jugador del montón de un apostador profesional, y es que este último las afronta con calma, como una parte más de su trabajo, sin restarle horas de sueño.

Malas rachas

Porque un buen jugador sabe que las malas rachas forman parte de cualquier estrategia, y simplemente se pasan, tarde o temprano, pero se pasan. Pero para un jugador novato, con poco bank y excesivo miedo, una mala racha supone muchos nervios y crea una ansiedad que en muchas ocasiones desemboca en una tontería, como lo típico de “me juego el bank que me que queda para recuperar pérdidas”.

Pues no. Si estás teniendo una mala racha, debes hacer lo siguiente:

  • Mira si hay algo que estés haciendo mal (mala gestión del bankroll, no estudiar los partidos lo suficiente, etc.) o si por el contrario es simplemente una sucesión de malos resultados juntos, es decir, una mala casualidad puramente estadística y que a largo plazo se resolverá.
  • Mantenerte tranquilo. Tómate una tila, practica algo de meditación, cuanto más nervioso estés menos capacidad de raciocinio y más probabilidad de cometer una tontería como apostar todo el bank de golpe. Sí, ahora es muy fácil decir que no vas a hacer nada de esto, pero en caliente la realidad cambia.
  • Reducir el ritmo de apuestas. Y es que, cuando llevas una mala racha, lo que más daño te hace es apostar más y más, puesto que te crea ansiedad para recuperar lo perdido.

Entrar al empate en un partido de fútbol cuando ya finaliza

Una estrategia que no siempre se utiliza en los partidos en vivo es la de valorar un empate como bueno cuando ya faltan pocos minutos para terminar el partido, esto es, que favorece a ambos equipos. Es cierto que todo equipo siempre quiere ganar, pero muchas veces las casas de apuestas no tienen en cuenta cuando un partido va empatado a falta de 12 o 14 minutos de terminar el resultado puede ser válido para ambos equipos.

Un empate puede ser válido para ambos equipos

Un empate puede ser válido para ambos equipos

Pongamos por ejemplo un partido de rondas previas de un Mundial que se juegan dos países en los que un resultado de 1-1 les sirve a ambos para pasar a la siguiente fase, y que en el minuto 79 ya estén 1-1, y aún así las casas dan rentabilidades de hasta un 1.20 o más por euro apostado. Si en este partido observamos cosas como que:

  • Los jugadores mueven poco la pelota, prácticamente no corren.
  • Los entrenadores de sendos equipos se muestran tranquilos, no hacen cambios apresurados que busquen sorpresas, y si los hacen suelen ser de delanteros, solo se mantiene la defensa (para evitar un gol tonto).
  • El árbitro también se muestra más tranquilo.
  • Etc.

En definitiva, si vemos que todo el mundo da por bueno el empate y aún así las cuotas están a más de 1.15, es bastante probable que estemos delante de un value al que debemos entrar. Sí, no es imposible que caiga otro gol, pero la probabilidad seguro que es menor que la rentabilidad que podamos conseguir.

Así que te aconsejamos que la próxima vez que veas un partido de fútbol en directo te fijes en esta situación y hagas un seguimiento de las cuotas, porque se puede ir sacando tajada de estas situaciones concretas.