Archivados bajo la etiqueta: semiprofesional

Apuesta simple vs Apuesta combinada

¿Qué es mejor, una apuesta simple o una apuesta combinada? Una casa de apuestas tradicional obtiene un margen de beneficios que oscila del 9% al 15%. Dicho margen se deduce directamente de las cuotas. Una vez que conocemos este dato, debemos tener en cuenta que al realizar una apuesta combinada, de la misma manera que las cuotas se multiplican incrementando así nuestro premio en caso de acertar, también se multiplican los márgenes de beneficios de cada apuesta individual de la casa de apuestas y se incrementan los riesgos de fallar la apuesta.

Apuesta simple vs apuesta combinada

Las casas ganan más dinero con las apuestas combinadas que con las apuestas simples

Ejemplo: Suponiendo que realizamos una combinada doble (dos eventos) en una casa de apuestas donde el margen de beneficios es del 12%, tendríamos que el margen de beneficios que tendrían para nuestra combinada sería de 0.88 x 0.88 = 0.77, es decir del 77%. Podemos observar como la casa de apuestas tendría en este caso un 23% de margen de beneficios en cada apuesta doble que realizásemos. Si hiciéramos una combinada triple (3 eventos), el margen en ese caso seria de 0.88 x 0.88 x 0.88 = 0.68 es decir del 68%. La casa tiene ahora un 32% de margen. Y así sucesivamente.

Una combinada de 3 eventos es el máximo a nivel semiprofesional

Con cada nuevo evento que se incremente una combinada se incrementa también la probabilidad de fallo, así como el margen de beneficios para la casa.

Cuando decidamos realizar una apuesta combinada debemos hacerla con el objetivo de conseguir alcanzar una determinada cuota con el menor número de eventos posibles.

En realidad cuando apostamos a una combinada, lo que estamos haciendo es jugar consecutivamente a los eventos que intervienen en la combinada, pero reinvirtiendo todos los beneficios.

Cómo apostar de forma profesional

Un apostador semiprofesional (o que pretende serlo) debe ser capaz de concentrarse en lo que está haciendo a la hora de realizar sus apuestas deportivas, dejando sus posibles problemas al margen. Es igual de importante saber cómo apostar así como no llevarse el mal humor del juego a tu vida cotidiana, ni traerse el mal humor de tu vida cotidiana al juego. En general se debe tratar de contener las emociones y tener la cabeza fría, cuando las cosas van bien al igual que cuando no van tan bien. Hay que saber estar a las duras y a las maduras en las apuestas deportivas. Apostar no es una cuestión de ego, el mismo equipo que hoy te hace perder, mañana te hará ganar. No hay lugar para fanatismos ni sentimentalismos. No se debe ir irracionalmente a favor de un equipo o contra la buena racha de otro. Por supuesto no hay que tener supersticiones de ninguna clase, no tienen cabida en este mundo.

Apostador Semi-Profesional. Psicologia y Apuestas.

Un apostador semiprofesional debe tener el pulso firme a la hora de apostar la cantidad que corresponda, independientemente del tamaño de la apuesta. No hay apuestas grandes ni pequeñas, sólo hay apuestas adecuadas. Hay que tener bien claro que apostar no es cuestión de ganar o perder una apuesta concreta en un momento dado, sino de una inversión que reporta (o debería reportar) beneficios a largo plazo. No tiene nada que ver con la idea popular “del pelotazo” o de “la lotería”. Un buen sistema de apuestas se basa en la constancia del trabajo y NO en la imprevisibilidad del azar.

Nuestro mayor enemigo somos nosotros mismos

El éxito de un –buen– apostador se debe basar en estos 3 factores:

1. Disciplina, para aplicar las reglas predefinidas y no salirse del guión.

2. Paciencia, para apostar cuando haya que hacerlo y saber esperar el momento.

3. Control Psicológico, para evitar apostar precipitada e irracionalmente tras unos malos resultados, con el objetivo de recuperar lo perdido de forma inmediata.

Por cierto… los profesionales apuestan en Betfair.