Archivados bajo la etiqueta: Stake

¿Qué es el dutching en las apuestas deportivas?

El dutching es un sistema en el que apostamos por varias opciones en un mismo partido, de forma que al final ganemos con una de esas selecciones y lo más importante, que si se da cualquiera de esa selección ganemos la misma cantidad.

Por ejemplo, si crees que un partido de fútbol va a estar muy igualada porque tienen muy buenos defensas por ambos lados, podrías hacer un dutching y apostar a favor del 1-0, de 1-1, y de 0-1 así se cubren la mayoría de resultados evidentes (para nosotros, claro) o apostar a favor de cuatro jinetes favoritos en una carrera de caballos.

Ejemplo de dutching en una carrera de caballos

Ejemplo de dutching en una carrera de caballos

En el dutching, el truco está en apostar a favor de varias selecciones de modo que en cualquier escenario de los que se ha apostado se gane el mismo beneficio.

Por tanto, vemos aquí que el stake asignado a cada apuesta debe ser minuciosamente calculado, pero no te preocupes por esto puesto que con cualquier calculadora online de apuestas (como la de the-secret-system.com/dutching-betting-calculator.htm), calcular el dutching no te supondrá mayor problema.

De cualquier forma, queremos remarcar que el dutching no es ningún sistema mágico, sino tan solo una técnica que puede estar bien cuando piensas eso de “estoy seguro de que pasará una de esas opciones” o “me gustaría sacar el mismo beneficio pase lo que pase”.

Por tanto, no parece muy lógico que, siguiendo con el ejemplo de fútbol y número de goles, crees un dutching apostando a diversos resultados dispares como 0-3, 0-0, 3-2, etc., porque de lo que se trata es de seguir un criterio y buscar igualmente el value como en cualquier otro tipo de apuesta.

Bankroll. Formas de gestión

Cuando hablamos de gestión de Bankroll en las apuestas deportivas, tenemos a nuestro alcance varias formas de manejarlo y gestionarlo para que nuestro rendimiento a largo plazo sea exitoso. Existen muchas técnicas para ello y cada una con sus ventajas e inconvenientes, pero podemos resumir la gestión del Bankroll en 2 formas bien diferenciadas: determinando un saldo inicial y fijarlo para siempre o haciéndolo variable en cada momento. Veamos en qué consiste.

Bankroll. Formas de gestion

Gestión fija de Bankroll: Esta es una técnica conservadora si las cosas marchan bien, pero una técnica peligrosa si las cosas marchan mal, veamos por qué. Si determinamos que nuestra unidad de stake es del 1%, y lo fijamos siempre en torno Bankroll inicial (imaginemos un saldo inicial de 1.000 euros), tenemos que nuestra unidad de stake es de 10 euros sea cual sea nuestro Bankroll actual. Si todo va bien y logramos aumentar nuestra banca, estaremos siendo conservadores, pues nuestro riesgo en cada apuesta será siempre el mismo (el que habíamos determinado inicialmente), y nuestras ganancias crecerán de forma lineal. Pero si las cosas no van tan bien y nuestro saldo decrece, tendremos que el riesgo que estamos asumiendo es mayor al que habíamos asumido en un principio. Si no modificamos esta gestión y la llevamos hasta el final con todas las consecuencias, estaremos destinados a la bancarrota.

Gestión variable de Bankroll: Esta es una técnica ganadora, ya que en caso de que las cosas marchen bien estaremos aumentando nuestro saldo de manera exponencial, y en el caso de que las cosas vayan mal, iremos disminuyendo el riesgo de forma  gradual, veámoslo. Si tenemos un saldo inicial de 1.000 euros, fijamos la unidad de stake del 1% (y serían 10 euros). Si vamos aumentando el saldo, modificaremos la unidad de stake en base al saldo actual en cada momento, de manera que ese 1% será cada vez mayor y las ganancias serán cada vez mayores. En caso de que las cosas vayan mal, actualizaremos ese 1% de igual modo sobre nuestro saldo actual. De tal manera que si el saldo baja, la unidad de stake también (disminuimos el riesgo) y si el saldo aumenta, la unidad de stake aumenta al mismo tiempo (aumentamos las ganancias). De este modo nunca iremos a la bancarrota, pues aunque nuestro saldo baje y baje, siempre apostaremos un porcentaje de nuestra banca actual, y nunca llegaremos a 0.

Existe una variante que consiste en fusionar estos dos métodos de la siguiente manera: si las cosas marchan bien y logramos aumentar el saldo, no tocamos nada y mantenemos las unidades de stake en torno al saldo inicial, de forma que nuestro saldo crece de forma lineal, pero si las cosas no van bien, modificamos la unidad de stake en base al saldo actual (reducimos el riesgo) para evitar la bancarrota.

Haciendo un símil con la Bolsa de Valores, es como si decidimos gastar los beneficios que provienen de los dividendos de nuestras acciones y mantenemos siempre las acciones iniciales en nuestra cartera (gestión fija) o bien decidimos reinvertir los dividendos para comprar cada vez más acciones (gestión variable) y hacer crecer nuestros beneficios de manera exponencial.

 

Cuando hablamos de gestión Bankroll en las apuestas deportivas, tenemos a nuestro alcance varias formas de manejarlo y gestionarlo para que nuestro rendimiento a largo plazo sea exitoso. Existen muchas técnicas para ello y cada una con sus ventajas e inconvenientes, pero podemos resumir la gestión del Bankroll en 2 formas bien diferenciadas: determinando un saldo inicial y fijarlo para siempre o haciéndolo variable en cada momento. Veamos en qué consiste.

Gestión fija de Bankroll: Esta es una técnica conservadora si las cosas marchan bien, pero una técnica peligrosa si las cosas marchan mal, veamos por qué. Si determinamos que nuestra unidad de stake es del 1%, y lo fijamos siempre en torno Bankroll inicial (imaginemos un saldo inicial de 1.000 euros), tenemos que nuestra unidad de stake es de 10 euros sea cual sea nuestro Bankroll actual. Si todo va bien y logramos aumentar nuestra banca, estaremos siendo conservadores, pues nuestro riesgo en cada apuesta será siempre el mismo (el que habíamos determinado inicialmente), y nuestras ganancias crecerán de forma lineal. Pero si las cosas no van tan bien y nuestro saldo decrece, tendremos que el riesgo que estamos asumiendo es mayor al que habíamos asumido en un principio. Si no modificamos esta gestión y la llevamos hasta el final con todas las consecuencias, estaremos destinados a la bancarrota.

Gestión variable de Bankroll: Esta es una técnica ganadora, ya que en caso de que las cosas marchen bien estaremos aumentando nuestro saldo de manera exponencial, y en el caso de que las cosas vayan mal, iremos disminuyendo el riesgo de forma gradual, veámoslo. Si tenemos un saldo inicial de 1.000 euros, fijamos la unidad de stake del 1% (y serían 10 euros). Si vamos aumentando el saldo, modificaremos la unidad de stake en base al saldo actual en cada momento, de manera que ese 1% será cada vez mayor y las ganancias serán cada vez mayores. En caso de que las cosas vayan mal, actualizaremos ese 1% de igual modo sobre nuestro saldo actual. De tal manera que si el saldo baja, la unidad de stake también (disminuimos el riesgo) y si el saldo aumenta, la unidad de stake aumenta al mismo tiempo (aumentamos las ganancias). De este modo nunca iremos a la bancarrota, pues aunque nuestro saldo baje y baje, siempre apostaremos un porcentaje de nuestra banca actual, y nunca llegaremos a 0.

Existe una variante que consiste en fusionar estos dos métodos de la siguiente manera: si las cosas marchan bien y logramos aumentar el saldo, no tocamos nada y mantenemos las unidades de stake en torno al saldo inicial, de forma que nuestro saldo crece de forma lineal, pero si las cosas no van bien, modificamos la unidad de stake en base al saldo actual (reducimos el riesgo) para evitar la bancarrota.

Haciendo un símil con la Bolsa de Valores, es como si decidimos gastar los beneficios que provienen de los dividendos de nuestras acciones y mantenemos siempre las acciones iniciales en nuestra cartera (gestión fija) o bien decidimos reinvertir los dividendos para comprar cada vez más acciones (gestión variable) y hacer crecer nuestros beneficios de manera exponencial.

Estadísticas y rendimiento

Debemos manejar bien ciertos parámetros para mejorar…

Estadísticas y Rendimiento

Yield

Sin duda, el dato que todo buen apostador debe manejar para saber si está haciendo las cosas bien es el yield.

El yield es una medida de rendimiento. Sirve para medir la expectativa de una apuesta promedio de un jugador.

% Yield = (Beneficio / Total apostado) x 100

¿Cuántos picks son necesarios para considerar un yield fiable?

Si tiramos de teoría en mano… unas 10.000. Pero en realidad no hace falta jugar 10.000 picks para saber nuestro yield, aunque sin duda, a medida que nos acerquemos a esa cifra, más real será nuestra estadística. La idea es que sea una cantidad suficiente como para que pasen tanto las buenas como las malas rachas y podamos evaluar correctamente los datos. 100 o 200 picks sería un buen punto de partida.

¿Qué porcentaje de picks debo acertar para tener un yield positivo?

Conseguir un yield alto es más difícil cuanto menor sea la cuota promedio (cuota a la que solemos apostar). Cuanta más baja es la cuota promedio, mayor porcentaje de acierto necesitaremos. Por el contrario, cuanto mayor  sea la cuota promedio, menor será el porcentaje de aciertos que necesitemos. También hay que tener en cuenta que los picks con value suelen ser más frecuentes en cuotas altas que en las bajas.

¿Cuánto debo ganar?

Mientras estemos aprendiendo, perder poco es un buen resultado, cuando comienzamos a comprender donde nos hemos NO perder es un buen resultado y por último, cuando tenemos suficiente experiencia cualquier yield positivo es un buen resultado.

Un yield de +5% se considera un buen yield

La clave para ser un buen apostador es controlar el overbetting (apostar más de lo que se debe) y esperar al value (la probabilidad de que suceda algo es mayor que la estimada por la casa de apuestas), y por último apostar sólo en aquellos eventos de los que tenemos información y cuando la cuota lo merece.

Cuota promedio y picks acertados

La cuota promedio es el valor medio de nuestras cuotas al apostar.

Cuanta más baja sea la cuota promedio, mayor debe ser el índice de acierto

Cuanta más baja sea la cuota promedio, más fácil resultara acertar los picks, pero necesitaremos tener un índice mayor de aciertos para que la estrategia sea rentable.

Si dividimos 100 entre la cuota promedio, obtenemos el porcentaje de acierto que necesitaremos para que nuestra estrategia sea rentable. Es decir:

100 / cuota promedio = % de acierto necesario para ganar dinero.

Por ejemplo:

100 / 1.1 = 90.9%
100 / 1.2 = 83.3%
100 / 1.3 = 76.9%
100 / 1.4 = 71.4%
100 / 1.5 = 66.6%
100 / 1.6 = 62.5%
100 / 1.7 = 58.8%
100 / 1.8 = 55.5%
100 / 1.9 = 52.6%
100 / 2.0 = 50%
… etc.

Tipos de Cuotas Promedio

Micro Cuotas: 1.01 – 1.14
Cuotas Bajas: 1.15 – 1.49
Cuotas Medias: 1.50 – 1.99
Cuotas Altas: > 2.00

Muchas personas se inician en el mundo de las apuestas utilizando cuotas bajas como forma habitual de apostar. Generalmente las estrategias basadas en este tipo de cuotas acaban fracasando ya que hay que un porcentaje muy elevado de aciertos (como hemos visto hace unas líneas) para recuperar las pérdidas que nos supone un sólo fallo.

Control de apuestas

Es IMPRESCINDIBLE llevar la gestión sobre las ganancias y las pérdidas. La idea es llevar algún tipo de control sobre nuestras apuestas para poder ir analizándolas y saber donde perdemos (o ganamos) dinero y por qué. Como mínimo una hoja de cálculo (Excel) para cada deporte y/o estrategia con los siguientes campos (como mínimo).

Bankroll

Total del dinero destinado a las apuestas a ese deporte o estrategia

Nº de pick

1, 2, 3, etc.

Descripción de la apuesta

Descripción del evento

Cuota

Cuota a la que hemos comprado la apuesta

Stake

Cantidad de dinero apostado

Resultado

Apuesta ganada o apuesta perdida

Yield

Beneficios acumulados / gastos acumulados

Comentarios a priori

Aquí se debe poner cualquier información relevante sobre la apuesta. Ej: Stake y explicación clave, recomendación de un determinado tipster, etc.

Comentarios a posteriori

¿Han salido las cosas como habíamos planeado? Si/No ¿Por qué? Cada apuesta perdida debe ser la semilla de una –futura- apuesta ganadora

El “value” en las apuestas

Siempre debemos ajustar la cantidad de dinero que arriesgamos en cada apuesta, de manera que nuestro ratio riesgo/beneficio sea el óptimo y SIEMPRE apostando a favor nuestro y NUNCA en el de la casa. ¿Cómo se hace esto? Pues apostando siempre en picks (apuestas) que tengan value positivo (+) ¿Qué apuestas tiene value? Aquellas apuestas en las que las cuotas no se ajustan (a nuestro entender) al potencial real de los equipos (o jugadores) implicados.

Value negativo (-)

En los picks normales el value en la mayor parte de los casos es negativo. Las casas de apuestas ganan dinero porque no pagan lo que deberían de pagar. Se llevan un margen ofreciéndote un premio inferior al de la probabilidad de ganar. El margen de beneficios de las casas de apuestas varía entre el 9% y el 15%. Si realizamos este tipo de apuestas estamos jugando en contra de la probabilidad, por lo que estamos condenados a perder con el tiempo.

Apuestas Value

¿Sabemos aprovechar y detectar los values...?

Value positivo (+)

Una apuesta con value positivo es una apuesta cuya probabilidad de acierto es subestimada por la casa de apuestas.

Ejemplo: Equipo A vs Equipo B

El pick corresponde a la final del campeonato mundial de “volcar coches en marcha disparando con una ametralladora” que se celebra en Kazajistán. Como todos sabemos, no hay color, porque el equipo A es especialista en esto, y el equipo B no tiene nada que hacer. Por si fuera poco, en unas recientes declaraciones previas al enfrentamiento, su capitán, “Hannibal” Smith, declaro que no tenían lesionados y que el equipo al completo se encontraba en plena forma y motivados para proclamarse campeones del mundo de “volcar coches en marcha disparando con una ametralladora” en su primera edición. El equipo está concentrado en un hotel cerca del estadio descansando, a excepción del Sr. Barracus que tuvo un incidente al tomar el vuelo y se espera que llegue a primera hora de la tarde.

Ahora viene el tema… la casa de apuestas es “Kazajistán – WinTheBet” y ha puesto unas cuotas en las que considera que tiene las mismas posibilidades de victoria el Equipo A como el Equipo B. El Equipo B está formado por una congregación de monjas franciscanas de la localidad. Aquí pasa algo raro… lo que pasa es que en Kazajistán no hay televisión por cable y NO SABEN quién es el equipo A y como se las gastan, así que la casa de apuestas “Kazajistán – WinTheBet” han considerado que tiene las mismas opciones de victoria tanto los unos como las otras. Este pick tiene value. ¿Por qué? Pues porque nosotros sabemos que es MUY PROBABLE que el Equipo A gane la competición y estimamos que la ganarían 1 de cada 10 veces que se celebrara. Hay que tener en cuenta que es posible (en un 10%) que se persone la autoridad en el evento y el Equipo A tenga que salir precipitadamente hacia Madagascar, por lo que el Equipo B ganaría la competición por no comparecencia del contrario. Eso hay que tenerlo en cuenta.

¿Qué nos dice la probabilidad? Nos dice que aunque 1 de cada 10 veces perdamos la apuesta, 9 veces la ganaremos, por lo que probabilísticamente hablando es una buena idea apostar a favor del Equipo A, por lo que podemos considerar que esta apuesta tiene Value positivo.

Un pick tiene value cuando la probabilidad de que suceda es mayor que la estimada por la casa de apuestas.

Stake asociado al value

Literalmente el stake es la cantidad de dinero que apostamos en un pick. También se puede utilizar el stake como un sistema de apuestas, es ese caso, la acepción de stake es el grado de confianza que tenemos sobre un pick.

Stake Lineal

Asignamos un porcentaje de nuestro Full Stake a cada stake asignándole un valor monetario que corresponda al nivel de confianza.

Ej01: Para un Full Stake de 10 €

Stake 1 = 10% del Full Stake = 1 €
Stake 2 = 20% del Full Stake = 2 €
Stake 3 = 30% del Full Stake = 3 €

Stake 9 = 90% del Full Stake = 9 €
Stake 10 = 100% del Full Stake = 10 € = Full Stake

Ej02: Para un Full Stake de 5 €

Stake 1 = 10% del Full Stake = 0.5 €
Stake 2 = 20% del Full Stake = 1.0 €
Stake 3 = 30% del Full Stake = 1.5 €

Stake 9 = 90% del Full Stake = 4.5 €
Stake 10 = 100% del Full Stake = 5.0 € = Full Stake

Problemas del Stake Lineal.

· La interpretación del stake es subjetiva.

· ¿En qué parámetros nos basamos para asignar un determinado stake a un pick? Por ejemplo un pick con stake 7/10 puede suponer una apuesta de confianza media para una persona mientras que para otra le puede sugerir una apuesta de confianza alta.

Stake y Cuotas

Es muy importante tener claro lo siguiente para llegar a ser un buen apostador.

Primero hay que determinar el stake adecuado a cada evento y DESPUÉS consultar las cuotas que te ofrecen las casas de apuestas para decidir si merece la pena apostar o no. Si las cuotas no tienen value, no se apuesta. Sin más.

Es un error muy común hacerlo al revés, es decir, que dependiendo de las cuotas que te ofrezcan las casas, decides apostar (o no) sin haber valorado el stake del evento previamente (grado de confianza).

Diccionario de Apuestas 6/6

Conoce los términos más utilizados de las Apuestas Deportivas. Te presentamos el sexto y último artículo, con una lista de definiciones para que entiendas de forma sencilla el significado de la mayoría de las palabras que con mayor frecuencia aparecen en este mundo.

Diccionario de Apuestas Deportivas

Saque inicial. Apuesta en la que el usuario debe pronosticar cuál de los dos equipos participantes en el encuentro será el que realice el saque inicial.

Score. Término empleado en el mundo de las apuestas deportivas para indicar que un usuario ha ganado una gran cantidad de dinero.

Stake. Denominación para hacer referencia a la cantidad de dinero que se apuesta. También se usa para expresar la confianza que se tiene en un pick (generalmente en una escala del 1 al 10). Cuando a una apuesta se le asigna stake 10, se dice que se le ha asignado un Fullstake. Se recomienda utilizar el 10% del Bankroll generalmente para el fullstake (10), con lo que cada unidad de stake sería el 1% del Bankroll. Por ejemplo si el Bankroll de un usuario es de 300 unidades, en un pronóstico de stake 5 se jugaría 15 unidades (el 5%)

Total puntos. Apuesta consistente en pronosticar cuál será el número total de puntos marcados durante todo el desarrollo del encuentro sobre el que se basa la apuesta. Este total de puntos resulta de sumar todos los puntos de ambos rivales, el cual deberá ser mayor o menor de una cantidad predeterminada. En el supuesto de que el número total de puntos coincidiese con esa cantidad predeterminada, las apuestas serán consideradas como nulas

Última hora. Las apuestas de última hora son aquellas cuya contratación se cerrará en el último minuto antes de que dé comienzo el acontecimiento deportivo sobre el que versa.

Underdog. El concepto underdog se emplea para referirse a aquel participante cuyas posibilidades de victoria en determinada competición son escasas. Por esta razón, las cuotas de estos equipos y jugadores son más altas que las de otros participantes. Recuérde que el valor de las cuotas es inversamente proporcional a las posibilidades de victoria del equipo o jugador, es decir, mayor probabilidad de victoria, entonces menor valor de las cuotas, y viceversa. Underdog y Favorito son conceptos opuestos.

Victoria. Modalidad de apuesta deportiva en la que el usuario debe pronosticar qué equipo o jugador será el ganador del encuentro o de la competición objeto de la apuesta. Esta apuesta también recibe el nombre de “Apuesta Ganador”. Algunos ejemplos de apuestas Victoria son ¿quién ganará la Liga de Campeones de esta temporada?, ¿qué equipo ganará el Eurobasket?, ¿qué piloto ganará el Gran Premio de España de motociclismo?, ¿qué equipo ganará la Superbowl de este año?, ¿qué escudería ganará el Gran Premio de Mónaco de Fórmula 1?, etc.

Void. Término anglosajón que se utilia para expresar una apuesta nula, en cuyo caso la casa de apuestas devuelve la inversión realizada. Se suele dar en casos de hándicaps y over/unders.

Yankee. Una apuesta Yankee es aquella apuesta sistema formada por once apuestas combinando cuatro eventos deportivos distintos. Ese conjunto de once apuestas contiene 6 apuestas dobles, 4 apuestas triples y 1 apuesta cuádruple. El usuario obtiene premio acertando, como mínimo, dos pronósticos.