Archivados bajo la etiqueta: trabajo

Las apuestas deportivas no son un Hobby

Se apuesta por y para ganar dinero, esto es un hecho. Es un error muy común (sobre todo por los que empiezan en este mundo) pensar que realizar apuestas deportivas es un hobby, o que se hace para dar más emoción a los eventos deportivos mientras los estás viendo, o para pasar el rato… mira, te digo una cosa: para pasar el rato, mejor juega al mus con tus amigos, que cuanto más juegues, mejor te lo pasarás.

Si quieres perder dinero, la mejor manera es pensar que estás realizando apuestas deportivas por diversión. Las apuestas deportivas no son un pasatiempo… ten esto muy claro siempre.

Las apuestas deportivas se hacen para ganar dinero, ni más ni menos. En el momento en que ponemos dinero en juego, dejan de ser una broma. Las apuestas deportivas NO se hacen para llevar la razón y demostrar cuanto sabemos de deportes, y NO se hacen para darle más emoción a los partidos. Apostar es un trabajo a tiempo parcial. Si aún no te lo habías planteado así, es hora de que empieces a hacerlo.

Las apuestas deportivas no son un hobby

Las apuestas deportivas no son un hobby

Como no se vaya con cuidado, apostar se puede convertir en un factor contraproducente en nuestras vidas. No hace falta acabar en jugadores anónimos, no seamos tan alarmistas, pero es suficiente con que el juego nos cambie el humor (a peor), o no nos deje dormir por las noches, o estemos más nerviosos de lo habitual, o desatendamos nuestros deberes cotidianos, o peor aún, desatendamos a nuestra familia, para que nos demos cuenta de que algo está pasando y no precisamente bueno.

Cómo apostar de forma profesional

Un apostador semiprofesional (o que pretende serlo) debe ser capaz de concentrarse en lo que está haciendo a la hora de realizar sus apuestas deportivas, dejando sus posibles problemas al margen. Es igual de importante saber cómo apostar así como no llevarse el mal humor del juego a tu vida cotidiana, ni traerse el mal humor de tu vida cotidiana al juego. En general se debe tratar de contener las emociones y tener la cabeza fría, cuando las cosas van bien al igual que cuando no van tan bien. Hay que saber estar a las duras y a las maduras en las apuestas deportivas. Apostar no es una cuestión de ego, el mismo equipo que hoy te hace perder, mañana te hará ganar. No hay lugar para fanatismos ni sentimentalismos. No se debe ir irracionalmente a favor de un equipo o contra la buena racha de otro. Por supuesto no hay que tener supersticiones de ninguna clase, no tienen cabida en este mundo.

Apostador Semi-Profesional. Psicologia y Apuestas.

Un apostador semiprofesional debe tener el pulso firme a la hora de apostar la cantidad que corresponda, independientemente del tamaño de la apuesta. No hay apuestas grandes ni pequeñas, sólo hay apuestas adecuadas. Hay que tener bien claro que apostar no es cuestión de ganar o perder una apuesta concreta en un momento dado, sino de una inversión que reporta (o debería reportar) beneficios a largo plazo. No tiene nada que ver con la idea popular “del pelotazo” o de “la lotería”. Un buen sistema de apuestas se basa en la constancia del trabajo y NO en la imprevisibilidad del azar.

Nuestro mayor enemigo somos nosotros mismos

El éxito de un –buen– apostador se debe basar en estos 3 factores:

1. Disciplina, para aplicar las reglas predefinidas y no salirse del guión.

2. Paciencia, para apostar cuando haya que hacerlo y saber esperar el momento.

3. Control Psicológico, para evitar apostar precipitada e irracionalmente tras unos malos resultados, con el objetivo de recuperar lo perdido de forma inmediata.

Por cierto… los profesionales apuestan en Betfair.