Consejos para afrontar una mala racha sin perder los nervios

En las apuestas deportivas, las buenas rachas y las malas rachas van y vienen, por simple cuestión de estadística y es que, jugando a largo plazo, es muy probable que pasemos por malos momentos de forma repetida. Las malas rachas suelen servir para distinguir a un jugador del montón de un apostador profesional, y es que este último las afronta con calma, como una parte más de su trabajo, sin restarle horas de sueño.

Malas rachas

Porque un buen jugador sabe que las malas rachas forman parte de cualquier estrategia, y simplemente se pasan, tarde o temprano, pero se pasan. Pero para un jugador novato, con poco bank y excesivo miedo, una mala racha supone muchos nervios y crea una ansiedad que en muchas ocasiones desemboca en una tontería, como lo típico de “me juego el bank que me que queda para recuperar pérdidas”.

Pues no. Si estás teniendo una mala racha, debes hacer lo siguiente:

  • Mira si hay algo que estés haciendo mal (mala gestión del bankroll, no estudiar los partidos lo suficiente, etc.) o si por el contrario es simplemente una sucesión de malos resultados juntos, es decir, una mala casualidad puramente estadística y que a largo plazo se resolverá.
  • Mantenerte tranquilo. Tómate una tila, practica algo de meditación, cuanto más nervioso estés menos capacidad de raciocinio y más probabilidad de cometer una tontería como apostar todo el bank de golpe. Sí, ahora es muy fácil decir que no vas a hacer nada de esto, pero en caliente la realidad cambia.
  • Reducir el ritmo de apuestas. Y es que, cuando llevas una mala racha, lo que más daño te hace es apostar más y más, puesto que te crea ansiedad para recuperar lo perdido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*